Dentro de la cueva estaban un vagabundo y una emperatriz. La emperatriz Marilia era muy bonita. Sus ojos eran azules y brillantes como las estrellas. Su cabello como la noche. Le encantaban los vestidos largos, coloridos y los altos tacones. Adoraba los collares de caracolas y su corona de flores, en la que se posaban miles de mariposas de todos los colores. El vagabundo, al que todos conocían como “don Bigote” era bajito, rechoncho y muy ágil. Sus ojos eran marrones y risueños, porque era muy feliz. Le gustaba conocer personas y lugares, por eso recorría el mundo con su atado al hombro. Marilia y don Bigote eran hermanos, pero nadie lo sabía, se habían encontrado en la cueva para mantener su secreto a salvo, pero se encontraron con un problema · Apareció el emperador con su guardaespaldas · Un enorme pájaro los atrapó con sus garras · Llegó la chismosa del pueblo con su celular · Vinieron el león y la leona que vivían en la cueva

lunes, 4 de abril de 2011

Margarita y Patricio eran muy buenos amigos.
Ella era rubia, sus ojos color café. Muy, muy delgada, tanto que sus piernas parecían escarbadientes.
Usaba muchos accesorios, le encantaban los anillos y pulseras.
Patricio era altísimo. Con una enorme sonrisa que contagiaba al que lo veía.
Su cabello ensortijado, como un nido de pajaritos; su rostro lleno de pecas, bellísimo.
Se disfrazaban con trajes negros y antifaces, pues su juego preferido era ladrones y policías. Jugaban todos los días. Pero tuvieron un problema:
Margarita se mudó a un pueblito muy lejano en China.
Crecieron, se hicieron de nuevos amigos y entretenimientos
Patricio fue de interno a una escuela de magia.
Autores: Julieta Rodríguez, Mateo Rivero, Yoma Pais
Ilustración: Braian Cordero, Lucas González
Tutora: Mta Margarita Díaz
Clase: 2do año A
Escuela Nº 125 "Luisa Blanco Acevedo de Soca"
Localidad: Soca
Departamento: Canelones -Costa
País: Uruguay

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada